Review del SonyEricsson Xperia X10 mini

Hoy os presentamos el unboxing del Sony Ericsson X10 Mini, un terminal que comercializa Vodafone en exclusiva (podéis ver aquí los Precios y tarifas SonyEricsson Xperia X10 MINI Vodafone) en lo referente a operadoras móviles. Os dejamos con la review:

Introducción

Lo primero es lo primero. Estas son mis impresiones después de un mes en el que el Sony Ericsson X10 Mini ha sido mi teléfono “comodín”, no el principal. ¿Por qué no es el principal? Bueno, principalmente porque me sigue gustando mas iOS que Android, pero (y aquí va el comienzo importante) este es el primer Android que sin tapujos digo que me gusta, y la prueba es que no lo he vendido a la semana… como he hecho con todos los demás.

El teléfono hace honor a su nombre. Es pequeño. Mucho. Mas, incluso, que un 8310, y de verdad cabe en el bolsillo pequeño de los vaqueros. Es cómodo de llevar y manejar en una mano, tanto si tienes mis pezuñas como si eres una señorita delicada a la que un iPhone le queda enorme en la mano.

Sin embargo, pese a ser pequeño no he tenido nunca la sensación de llevar un teléfono delicado o incomodo de usar. ¡Todo lo contrario! El teléfono es (mas o menos) de una pieza. Solo podemos quitar la tapa trasera (negra puesta y una en color lima en la caja, para intercambiarlas) para acceder a la SIM y a la MicroSD (de serie vienen 2Gb, y yo le he puesto una de 16Gb que ha aceptado sin mayor problema). Así el teléfono se nota solido y bien hecho, no cruje nada… No sufres por su integridad estructural en ese bolsillo tan pequeño!

Pantalla

La pantalla es de 2,6″, con una resolución de 240×320. Después de un móvil de 3,5″ (y no hace falta irse a una pantalla “retina” de iPhone, un Nexus One vale) notamos que la pantalla es minúscula, y los pixeles enormes. Realmente es como si me estuviera quejando de que el cuero de mi coche no es de búfala, si no de ternero de Navalcarnero… Sigue siendo una pantalla con un tamaño adecuado, que se ve bien y sobre todo, con un manejo del táctil muy bueno, aunque no sea multitactil. En realidad, solo echo en falta mas pantalla alguna vez navegando por internet.

Siguiendo con la pantalla, bajo ella encontramos 3 botones que hacen las funciones de los botones normales de Android. Pero BIEN por SE. Hay 3, no media docena como suele haber. Home, Back y Menú. Sin mas. Sin lupa, sin trackpad, sin nada mas. Eliminando lo superfluo no se ha perdido un ápice de facilidad de uso, y ahorramos espacio! Otra cosa que se sale de lo normal, a lo que por otro lado obliga el tamaño del terminal, y que no suponen ningún problema, es el teclado. Es un T9 de toda la vida, como el que todos hemos usado y que por lo tanto, no tenemos que aprender a usar. Además, en una pantalla de ese tamaño, las teclas no quedan desperdigadas (como cuando ponías ese teclado en el HTC Desire, o en un HTC HD) y resulta enormemente fácil introducir textos largos (correo) o durante largo rato (horas me he pegado ahí en el Twitter). Así que si esperabas un teclado completo, te recomiendo que dejes de leer. No es tu teléfono. Y si aun así insistes, busca un cirujano que te “afile” los dedos, ¡porque te hará falta!

De serie en la pantalla tenemos un menú de 4 pantallas, diferente al normal que encontramos en cualquier Android, con o sin Sense. Se llama Timescape y es… Bueno, si vienes de un Android, es raro. En la pantalla principal tenemos cuatro iconos en las esquinas (personalizables) de acceso rápido. En otra pantalla, Twitter, en otra facebook, correo… Funciona bien, no digo que no, pero para una cosa que me gustaba de Android, que era la pantalla de inicio con widgets, no iba a dejarlo así! Y lo hice, instalando ADW.Launcher, obtengo un aspecto de Android clásico, ese que tanto me gusta.

Prestaciones

Tanto las pantallas como las aplicaciones se mueven con bastante soltura, ese procesador de 528Mhz, aun pareciendo lento frente a los de 1Ghz de ahora, no deja de ser mas rápido que mis 5 primeros ordenadores, y con los escasos requerimientos que le exigirá la minipantalla del Mini, va muy suelto, igual que los 256 Mb de RAM, que en un Desire acabarían en un bloqueo en diez minutos, y aquí van sobrados.

Esa pantalla pequeña, ese procesador no-tan-rápido y el sello SonyEricsson prometían que la batería iba a ser espectacular… Y no lo es. Mala tampoco, ojo, pero quien espere que dándole un uso a sus posibilidades le va a durar 4 días, que cambie de planteamiento, porque no hay smartphone que con 3g, GPS, wifi a ratos, y usándolo de verdad en internet dure tanto. Lo mas parecido ahora mismo son el iPhone 4 y el Xperia Mini, que aguantan dos días sin suplicar demasiado. El Nexus, en una jornada normal moría a las 6. El Desire llegaba a la noche. ¿HTC Magic? Errmmm… No comment. Y siempre con mis condiciones estándar: Brillo mínimo, 3g, BT y GPS activados siempre, Wifi cuando tengo y me hace falta. Correo en actualización manual, y sin datos de referencia.

Eso sí, parte de ese éxito en la batería exige acciones por nuestra cuenta. Los primeros días, la batería se drenaba ella solita, y era gracias, por un lado a los widgets de Timescape, y por otro a la multitarea de Android, que para mi tiene mas inconvenientes que ventajas, aunque para gustos colores. Instalando un task killer, conseguí que en vez de bajar un 17-19% por la noche (es decir, al fresco en la mesilla) bajara entre 0 y nada…

Además de todo este compendio tecnológico en tan poco hueco, aun les ha quedado sitio para una cámara de 5mpx, con función de video a 640×480 (desconozco el dato de fps) y LED de apoyo, suficientemente potente. Las fotos son buenas, muy buenas para ser de móvil, y con suficientes opciones de menú para adaptarse lo mejor posible a las circunstancias.

En Fotografía Móvil podéis ver cómo hace las fotos el Sonyericcson Xperia X10 mini.

Multimedia

El altavoz para llamadas es muy potente, no al nivel de un 5800, por ejemplo, pero será difícil que pierdas una llamada, salvo que estés en un sitio muy ruidoso, circunstancia en la que el vibrador no ayudara mucho, por su escasa potencia. Y la calidad de llamada es bastante bastante buena. La capacidad de recepción está entre los buenos. No los mejores, pero en mi prueba de estress (consistente en cruzar la frontera e ir probando en distintos sitios su capacidad de recepción) fue capaz de enviar sms, pero no de recibir una llamada estable (cortes y robotizaciones) y mucho menos una conexión de datos.

Ya que estamos con lo menos bueno, pese a que la conexión de auriculares es de 3,5, no vale cualquier auricular. FAIL, soy un pijotero con los auriculares, pero WIN, me gustan los que trae. Y luego las cosas que me revientan de Android, como las múltiples pulsaciones que hay que hacer, que no envié los correos inmediatamente, si no que hay que pedírselo, la multitarea devoradora… Pero eso ya debería saberlo quien repite en Android. Y si es novato, ese problema es igual en todos.

Como resumen, el teléfono me gusta. Me gusta por muchos motivos. El primero, que no es un iPhone killer, ni lo pretende. Y en un formato extremadamente cómodo de llevar (sobre todo para quien no lleve bolso, allí podría ser casi imposible de encontrar), tenemos todas las funciones de los mayores, como Dropbox, Twitter, Facebook, correo, a2dp, cámara decente y navegación por internet. Y lo hace exactamente igual – obviando el evidente tema de la pantalla – que cualquier otro Android. Incluidos los que si se denominan iPhone killer que cuestan el triple.

Por eso, y durante bastante tiempo, habrá en mi vida un Android. El X10 Mini.

Esta review ha sido realizado por barrylm, al que desde aquí damos las gracias.



Share